Post Boda de Irene y Santiago

No se puede decir que sean tímidos pero ¡tampoco lo contrario!. Irene y Santiago tienen esa calma y seguridad que les da estar tan a gusto el uno con el otro y tan a gusto con el mundo. Por eso, cuando hablamos de las localizaciones para su reportaje post-boda no tuvieron ninguna duda en elegir las calles del centro de Zaragoza. Sin timidez, disfrutando.

Y con ellos una sesión post-boda se disfruta, os lo aseguro. Su confianza es completa, primero escuchan y hacen lo que dices, pero cuando comprueban que en realidad no es tan difícil toman la iniciativa, se meten de lleno en su papel (¡su papel!) improvisan y van creando situaciones. Complicidad con la cámara.

Irene se enfundó de nuevo el traje y velo de Jesús Peiró, así como sus zapatos de Rosa Clará y de nuevo también confió en Eva Pellejero para su maquillaje y peluquería, visitamos el Gran Hotel, como el día de su boda y recorrimos las calles de más sabor de Zaragoza.

Santiago lucía su traje de Ramón Sanjurjo y sus zapatos de Farrutx.

Os adjunto solo unas cuantas de las imágenes del reportaje post-boda de Irene y Santiago, creo que son un buen reflejo de lo que fue aquella tarde y de su personalidad.

¡Hasta siempre!