Cuando dos guapos se casan, Elena y Joaquín, Bodas con Clase en Zaragoza

En realidad, hablar de “cuando dos guapos se casan”, no hace justicia a Elena y Joaquín. Son mucho más que eso.

La especialidad de Elena es el Derecho Mercantil, que ejerce en un conocido despacho madrileño y la de Joaquín es viajar por el mundo… o al menos eso es lo que ha venido haciendo hasta ahora; unos cuantos años en Dubai desde donde participaba en proyectos que le llevaban por todo Oriente Medio y Africa, un tiempo más en Sudamérica y por fin en España.

Así que la relación de Elena y Joaquín ha sido…”compleja”… las distancias y las diferencias horarias no lo hacían fácil, pero hay dos cosas irresistibles en una relación, las ideas claras y el amor, y les sobraban de ambas.

Su boda fue sencillamente fantástica, enorme expectación antes de empezar, muchas emociones en su desarrollo y alegría a más no poder para celebrarlo después. Creo que las fotos solo son un pálido reflejo de lo que pasó ese largo día.

La ceremonia se celebró en la iglesia de Nuestra Señora de Los Ángeles, en Pedrola, que esta en el centro del pueblo pero que aún así está conectada por un pasadizo “secreto” directamente a las dependencias del Palacio de los Duques de Villahermosa, sede de la casa de Villahermosa, la principal casa nobiliaria aragonesa. Es un espléndido edificio, visitable por los novios y sus invitados lleno de rincones diferentes a cual mejor.

El aperitivo fue largo y luminoso, una boda así solo podía estar acompañada de un sol fantástico que permitió disfrutar a fondo de los enormes jardines del palacio. ¿Qué marco mejor para todos esos invitados? todo ayudaba a crear momentos únicos, conversaciones, risas y fotos, muchas fotos.

En la boda había una gran cantidad de amigos de los novios, eso obligaba a un buen soporte musical para celebrar el evento adecuadamente después de la comida, el grupo Seven en Concierto se encargó de ello en un principio para ser relevados más tarde por un DJ de Marchica Formigal.

Pero he dicho que los novios son guapos, lo son sin ayuda pero Elena vestía un precioso traje de Laure de Sagazan con un velo de la misma marca, un tocado de Mimoki que en el baile cambió por una corona de flores blancas, también de esta marca.

Todo lo de Joaquín era de Pedro Bernal, en Zaragoza, su madre solo tenía halagos para la profesionalidad y trato intachable de esa marca de Zaragoza.

Las alianzas son de Suarez.