¿Por qué no casarse en Navidad? La boda de Marta y Rubén ha sido de las últimas del 2014, una boda que demuestra que no es necesario esperar a la primavera o el verano ¡cuando el calor se lleva por dentro!

Ese calor, el de Marta y Rubén,  se origina en la energía interior que les impulsa, les da su alegría y vitalidad y les facilita su paso sin complejos por la vida. Así, Rubén le pidió en matrimonio en público desde el escenario en una “Noche Sabinera”, un concierto de los músicos de Sabina hace un año y medio en Zaragoza. Y así, volvieron al mismo concierto que resultaba ¡tenía lugar el mismo día de la boda!

Nadie se podía creer en el concierto que esos chicos vestidos de boda se estaban casando de verdad y que querían evocar y reafirmar su promesa delante de todos.

Porque una boda es también una promesa en público, aunque una como la de Marta y Rubén solo puede pasar en Navidad.

Y si habéis llegado hasta aquí… ¿porqué no ver algunas fotos más?

Os animo a que veáis este vídeo, esta protegido por contraseña pero los que conocéis a Marta y a Rubén sabéis que bruji y supay unidos es la clave.