Boda de María y Javi en Broto

¿Qué decir de la boda de María y Javi en Broto?

Que ha sido una de las más emotivas que he visto, una de las más llena de historias, una de las más aragonesas, de las más sorprendentes… una de las más hermosas simplemente.

En un día memorable, azul y verde, pura primavera, aire movido y sol que ya empezaba a picar, en ese maravilloso pueblo que es Broto, con la entrada de Ordesa a la vista y con un chorro imparable de emociones que, honestamente, no he conseguido resumir en un puñado de fotos.

En la imponente parroquia de San Pedro, con las jotas y los himnos y sin dejar de reir y de llorar, y de volver a reir y de llorar otro poco.

Cuando volvía a casa pensaba que María y Javi, y todos los demás que celebraban su boda tenían una característica, una virtud, que no se ve en otros sitios. Nos hemos acostumbrado a disimular las emociones, a reprimirlas para no parecer tristes, o alegres. Pero en Broto no, en Broto las emociones asomaban y se derramaban con facilidad, como el agua de la cascada de Sorrosal

Solo puedo dar las gracias a María a Javi y a su familia y amigos por ser como son, no cambiéis.