Una boda con sonrisa

Cris y Matt se conocieron en unas prácticas de trabajo en Estados Unidos, Matt es de Charlotte (NC) y aunque Cristina es de Zaragoza, el futuro de ambos mira hacia America.

Matt es americano por los cuatro costados. Dicen que tiene sangre india, y yo creo que por eso tiene ese temple tranquilo y observador, y esa sonrisa fácil y rápida.

Pero la sonrisa de Cristina es apabullante. Es la manifestación exterior de una alegría y una vitalidad casi explosivas. Su sonrisa lo llena todo y se te queda grabada.

A Cristina la maquilló y peinó Cristina Baigorri los zapatos se los hizo a medida en Madrid en Miss García y el vestido es de Cruz Temprado, en Zaragoza.

Las joyas las proporcionó el joyero tradicional de la familia Carlos Sierra, y las flores y decoración fueron a cargo de Monica de Molüa.

Se casaron en el maravilloso Santuario de Nuestra Señora de Cogullada para celebrarlo a continuación en la finca Villa Santa Ana.