Valentina y Eduardo bailaron

Boda en el Palacio de Villahermosa

Valentina y Eduardo bailaron muchas veces el día de la boda. Su baile era ensayo, celebración, diversión, coordinación, complicidad, anticipación. A nosotros nos sirvió para tomar algunas de nuestras fotos de boda favoritas de este año, a ellos para expresar toda la felicidad que sentían.

Si me preguntan qué es lo más importante para que una boda sea bonita contestaré que los novios son lo más importante, no que sean guapos, no que vayan a la ultima, sino que sean auténticos y expresivos. Valentina y Eduardo lo fueron, y mucho.

Es verdad que si te casas en una iglesia como la de Nuestra Señora de los Ángeles y luego lo celebras en el Palacio de Villahermosa todo llega a tener un toque especial. Esas emociones, esos momentos que Valentina y Eduardo experimentaron en su boda, cuando suceden en escenarios así, se ven mejor, se realzan.

Valentina

A Valentina la maquilló Noelia Bernal (con la que ya coincidí en la increíble boda de Ana y Carlos, en junio del año pasado) que hizo un gran trabajo, natural y elegante. La peinó Lorena de Alma, en la misma línea que Noelia, un aplauso a las dos.

El vestido de novia era uno hecho a medida en Pronovias Serrano, impecable. Los zapatos eran de Salo Madrid (Regalo de su amiga María, que los llevó muy parecidos en su boda, boda de María y Javier) perfectos, el velo de Carrión, que era prestado y el tocado de la fiesta, de Mimoki.

Valentina llevaba además el anillo de pedida de Monsant, y unos espectaculares pendientes regalo de boda de sus abuelos.

Algo azul era una medida de la Virgen del Pilar con una medallita que llevaba prendida en el forro de su vestido.

Eduardo

Eduardo, además de su espléndida sonrisa,  llevaba un chaqué de Emidio Tucci, unos zapatos de Zampiere, gemelos de Montblanc y un reloj de Tag Heuer.

 

La ceremonia, en la iglesia de Pedrola, estuvo decorada por las flores de Sai, que también preparó el ramo de Valentina.

Los anillos eran de Lanau y las arras de la familia.

El cátering a cargo de Guian, soberbios.

En la fiesta las amigas de Valentina prepararon un “Julio Iglesias” a tamaño natural para el Photocall, era un homenaje a Eduardo, muy fan de Julio.

 

 

Y un montaje de fotos con música para ver más… (valenedu2017)