Cris y Javi, o el amor y la felicidad cantan y bailan
Cris y Javi, o el amor y la felicidad cantan y bailan

Cris y Javi se casaron en Santa Engracia y Torre Mirahuerta

Y no fue una boda corriente. No por los lugares – por suerte tengo con frecuencia boda en Santa Engracia y también boda en Torre Mirahuerta – sino por las personas. Los dos son gente excepcional, y eso se notaba mucho. El cariño que reparten se ve correspondido por todos. Y la boda se convierte en una espiral de sentimientos y buenas vibraciones que elevan el tono de todos hasta que estalla en emociones, risas y baile y canciones… Y os aseguro que no estoy exagerando nada.

La prueba esta en las fotos. Creo que se ven las emociones en esas miradas, esos abrazos, ¡esos bailes!… Todo lo que un fotógrafo de boda busca lo teníamos en abundancia. Era una boda con alma y corazón.

Retrocediendo unos pasos hasta sus comienzos, Cristina me cuenta con ilusión un pedacito de su historia a continuación..

COMIENZOS:

Javi y yo nos conocimos en el verano de 2005 en las fiestas de Biescas, un pueblecito del Pirineo. Pero no fue hasta año y medio más tarde cuando comenzó nuestra relación.

Desde ese día hemos venido celebrando todos nuestros meses-aniversario los días 4 de cada mes, siempre que la distancia de los últimos años nos lo ha permitido… Si hacemos cuentas, llevamos un poquito más de 10 años juntos y podemos decir que cada año sumado al calendario ha sido mejor que el anterior. Ni la distancia de estos últimos 4 años separados por motivos profesionales, ha conseguido quebrar ni una pizquita nuestra ilusión por estar juntos…. 

El resultado: una emocionante pedida entre montañas y una boda única rodeados de toda nuestra gente!!

Por último, queremos incluir un fragmento de las “fenoménicas” palabras que nos dedicó un gran amigo en la boda… Ahí va!

Una vez solo es la vida, y Javi y Cris lo tienen claro:

Si hay que tomar curvas, salvar tempestades, descorchar botellas, poner fin a los dudas. 

Si hay que firmar contratos y perder trenes, cosechar éxitos y cambiar de andenes. 

Si hay que llevar los pasos adonde todas las calles se vuelvan playas si tú las andas. 

Si hay que saltar al vacío, rellenar listas, pedirle a Dj Guz que pinche otra pista.

Si hay que hablar en adverbios, y hacer de cada mes una primera cita.

Si hay que soñar imposibles, reír a raudales, limpiar el pasado, tumbar a la ira y al vértigo, frenar la elección incierta, poner fin a los males.

Si hay que luchar, y hacer el camino en un vis a vis, mejor, amigos, hacerlo juntos. Mejor que todas las canciones acaben en Cris. 

Proveedores:

 

Cristina llevaba un precioso vestido y tocado de Cruz Temprado. El vestido se completaba con una cola imperio y un velo.

Los zapatos eran de Love Story

Del pelo y maquillaje se ocupó Eva Pellejero, que con su maestría y entrega habitual atendió a Cris, a su elegante madre y a sus dos fantásticas hermanas.

Las flores, ¡como me gustaron! de María Aliaga. No se ve muchas veces una tan buena decoración floral en una boda en Santa Engracia.

Las alianzas y el anillo de pedida de Joyería Ginés. Los pendientes eran prestados de su madre.

Javi llevaba chaqué, camisa, corbata y gemelos de La Sastrería By Pedro Bernal.

Los zapatos de Yanko.

Y para completar el look, llevaba consigo su regalo de pedida, un fabuloso reloj de la marca Bell & Ross.

 

En definitiva, fue otra maravillosa boda en Santa Engracia (como la de Gabi y Matthias de un año antes!)

 

En este vídeo podéis ver un resumen más largo de la boda.

Contraseña: crisyjavi17

 

Share This :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *